GRUPO DE PADRES Y MADRES CONSCIENTES. CRIANZA RESPETUOSA.

La mayoría de las madres y de los padres tenemos la inquietud de dar lo mejor a nuestr@s hij@s. Lo complicado es concretar a qué nos referimos con ese “mejor” ¿Conocer las teorías pedagógicas más acertadas y aplicarlas con maestría? ¿Responder en cada momento de sus vidas tal y como ell@s necesitan? ¿Y qué es eso que “necesitan”? ¿Amor? ¿Límites? ¿Autonomía? ¿Respeto por sus ritmos? ¿Qué más? ¿Y en qué proporción? ¿Cuál es la fórmula magistral de la maternidad y la paternidad en su mejor versión?

Bert Hellinger habla de que si los padres y madres fuéramos perfectos y criáramos a nuestros retoños en este grado de perfección los estaríamos haciendo unos inválidos para manejarse en la vida y en la sociedad. Y sin ir tan lejos, podemos recordar cómo de aparentes errores nosotr@s mism@s hemos crecido y otras veces la decisión más estudiada nos ha podido perjudicar. Desde luego, a mi entender, buscar mi mejor versión como madre no consiste en ser una madre de manual, ni de fórmulas, ni siquiera de habilidades educativas. Y aún así, no renuncio a querer ser una madre nutritiva, saludable y facilitadora para mis hijos.

Lo que hemos podido descubrir en nuestros procesos personales, y lo que proponemos en este trabajo  es que nuestr@s hij@s se enriquecen cuando nosotr@s nos enriquecemos, que nuestro crecimiento es el suyo, que en la medida que sus padres y madres ganamos conciencia y libertad, estamos en condiciones de transmitírsela. Todo lo que sanamos, lo sanan ell@s, nuestros avances son los suyos, y cuanto más conocimiento de nuestras dificultades, nuestros límites y también de nuestras riquezas, más capacidad de elección tenemos.

Y esta versión no quiere decir que superemos todas nuestras pautas de carácter y nos convirtamos en personas absolutamente equilibradas y ejemplares, ni para nosotras ni para nuestr@s hij@s. Esta versión consiste más bien en aprender a acompañarnos en lo que somos, desequilibrios incluidos, con algo más de claridad, con algo menos de conflicto interno, con un poco más de aceptación y fundamentalmente con bastante más conciencia.

Pero ¿a qué nos referimos cuando hablamos de superar pautas de carácter o de ganar conciencia y por qué le damos tanta importancia?

Habitualmente tenemos tendencias en nuestros modos de manejarnos en la vida y en las relaciones, es a lo que llamamos carácter o personalidad. Nos identificamos con determinadas características “yo soy prudente” o “soy impulsiva” o soy de tal o cual manera, porque ante muchas situaciones suelo reaccionar de este modo, y su opuesto es menos habitual en mi repertorio de respuestas. Estas tendencias o pautas de carácter conllevan un abanico de pensamientos, sentimientos y modos de actuar que se activan tan automáticamente que apenas tenemos capacidad de elegir si los queremos desplegar o no.

Explorar, profundizar y reconocer estas tendencias es lo que llamamos “ampliar la conciencia” y con esta conciencia ampliada ganamos en libertad y deliberación. Ya puedo decidir si en esta situación quiero actuar impulsivamente o si elijo reflexionar, porque ya no me maneja “el piloto automático”.

Estas pautas de carácter se fijaron en nosotr@s durante nuestra infancia y por eso nuestr@s hijo@s activan sus resortes con asombrosa facilidad, pues nos ponen en contacto de un modo muy directo y visceral con nuestro propi@ niñ@ interior.

Es por ello que entendemos que el trabajo del carácter nos acerca a nuestra mejor versión como madres y padres.

Taller para Padres y Madres – Pincha aquí

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s